¿Qué hago para no roncar?

La hora de dormir es para muchos un sinónimo de paz y de sosiego, pero para quienes roncan (y sobre todo sus acompañantes) puede llegar a ser un verdadero calvario.

Si estás harto de que te sacudan y riñan por roncar sigue leyendo, pues acá te dejamos varios tips que te ayudarán.


Los mejores consejos para no roncar

Procura no dormir con la boca abierta

Un ronquido es básicamente el ruido que hace el aire al chocar contra los tejidos blandos de tus vías respiratorias (paladar, garganta, lengua) durante cada inspiración, cuando éstos se relajan demasiado y obstruyen su paso.

Es mucho más fácil que esto ocurra a nivel de la boca que de la nariz, por lo que se recomienda respirar por la nariz mientras se duerme.

En caso de que esto no se pueda hacer (ejemplo, si tienes la nariz congestionada por una alergia), prueba con solucionar ese detalle: una pequeña sacudida, un clásico spray nasal de agua salada o un antihistamínico deberían bastar.

Cambia la postura en la que duermes

Ese choque entre el aire y los tejidos blandos también se da más fácilmente si duermes boca arriba. ¿La solución? Intentar dormir de lado.

Baja un poco de peso

Los ronquidos son una constante común entre las personas obesas o pasadas de peso, ya que el exceso de piel y grasa alrededor del cuello comprimen las vías respiratorias, favoreciendo y agravando el problema.

Te puede interesar  Bajar pulsaciones y tener una frecuencia cardíaca normal

Dale un stop a la bebida

Al menos unas cuatro horas antes de irte a dormir, estudios demuestran que el alcohol ayuda precisamente a relajar a todas esas estructuras que no queremos que se relajen, así que, si sientes que un shot te hará dormir mejor, quizá debas pensar en quien te acompañe esa noche.

Ponte una tirita nasal

En caso de que el problema esté en la nariz, puedes recurrir a este consejo, porque la función de la tirita es separar las fosas nasales, reduciendo la posibilidad de ronquidos.

Haz ejercicio

Nos referimos a unos ejercicios bien específicos:

  • Uno de ellos consiste en que presiones tu paladar con la punta de tu lengua, para que luego la empujes hacia atrás.
  • Otro, sencillamente es de presionar toda la lengua contra el paladar.
  • En el tercero, haces presión con la parte de atrás de tu lengua contra el suelo de la boca, acto seguido, empuja la punta contra los dientes.
  • Con el número cuatro, abre la boca lo más que puedas y di “Ahhhh” mientras empujas hacia arriba el velo del paladar.
  • Y para el último, usas los dedos para empujar las mejillas hacia afuera.

Si el problema persiste o si es más serio de lo que parecía, lo mejor es que consultes a tu médico de confianza.

Deja un comentario