Dejar de comerse las uñas

Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Comerse las uñas: un hábito que se puede dejar

Comerse las uñas es un hábito que genera muchas imperfecciones en las manos y un estado de salud bucal muy grave. Se estima que al menos el 70% de la población mundial se ha comido las uñas, ya sea por estrés generado por alguna situación o simplemente por la pereza de conseguir un cortaúñas.

Este hábito, que puede derivarse de otras formas de estrés tales como comerse el pelo o dar golpecitos con los dedos encima de la mesa, puede ser identificado y corregido a tiempo con simples ejercicios y técnicas de relajación que harán reducir el estrés hasta su mínima expresión.

Te puede interesar leer

Las uñas son una extensión de nuestro cuerpo y como tal merecen un cuidado especial para mantenerlas limpias o como poco, prepararlas hasta una presentación menos fea. Por ello es que cuando se trata de “comérselas” muchas personas lo asocian con mala higiene, poca educación y falta de respeto con uno mismo.

Por ello es que se formulan las preguntas tales como ¿Qué hago para controlar mis ataques de ansiedad si no es comiéndome las uñas? ¿Qué técnica de relajación efectiva puede resultarme útil a la hora de evitar que me coma las uñas? ¿La respiración es la única alternativa o hay más para tener un hábito saludable a la hora del estrés?

 

Las uñas y los efectos en la boca al comértelas

Las uñas son extensiones con keratina (producto similar al cabello) que crece al borde final de nuestros dedos y supone una protección extra de la piel en caso de defensa contra las bacterias. Aparte de lo anteriormente mencionado, nuestros antepasados comían con las manos y por ello es que nosotros desarrollamos las uñas para un mejor agarre y desgarramiento de la carne.

Te puede interesar  Aumentar la masa muscular

Pero conforme pasaron los siglos, las uñas se han convertido en un estandarte de la alta sociedad. Quienes podían practicar el “pedicure” mostraban las uñas como un símbolo de realeza y de altos estratos económicos dentro de la sociedad. Actualmente es una forma de decir que una persona es pulcra y sana.

El hábito de comerse las uñas es tan antiguo como el humano mismo. Es la forma más rápida de quitarnos el estrés y de satisfacer la ansiedad al poner en marcha nuestros dientes. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que comerse las uñas suele ser perjudicial tanto para la salud corporal en general como para la bucal. Los miles de deformidades dentro de los dientes, así como la ingesta progresiva de uñas al estómago, hacen de ésta un hábito muy peligroso.

Esto sin contar que no hace que el estrés disminuya. Es más bien un efecto “placebo” en la cual el cuerpo engaña a la mente para que este esté más tranquilo dentro de la ola de estrés que está generando “x” situación. Pero este efecto placebo es solo temporal y no ofrece una ayuda más allá de lo inmediato. Por ello, el hábito de comerse las uñas es una de las actividades que menos beneficios nos aporta.

 

Técnicas de relajación

Como hemos dicho anteriormente, el hábito de comerse las uñas tiene su raíz dentro del estrés y la ansiedad. Es por ello que tener técnicas alternativas y entrenar a nuestro cerebro para que este recurra a estas técnicas y no a comerse las uñas es uno de los mayores retos que podemos enfrentarnos, pero con buenas consecuencias para nuestro cuerpo.

Te puede interesar  Cambiar mi vida

Las técnicas de relajación por medio de la respiración, así como la desconexión emocional dentro del ambiente estresante son factores que pueden jugar un papel importante para dejar el hábito de comerse las uñas. También tener un spinner o un anillo anti estrés suelen ser grandes herramientas para la disminución del estrés. El yoga se cuenta como actividad, aunque es mejor realizarla para después del trabajo y antes de dormir.

El ejercicio físico es una buena forma de disminución de estrés debido a las altas endorfinas que suprimen las hormonas del estrés. Cabe agregar que para evitar comerse las uñas se recomienda descubrir un talento o hobby y dedicarse sus tiempos libres a ello.

 

Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *