Dar un buen ejemplo a los hijos

Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Consejos prácticos para darles un buen ejemplo a los niños

Dar un buen ejemplo a los niños es una tarea de 24 horas pero bien vale la pena. Veamos de qué modo podremos hacerlo…

 

¿Cómo influye el comportamiento de los padres en los niños?

Para todo niño, en especial entre los 3 y los 12 años, sus propios padres son como superhéroes. Los niños imitan, copian escuchan y observan absolutamente todos nuestros movimientos y actos. Por tal razón es indispensable que, como padres, les demos un buen ejemplo.

 

Importancia de dar un buen ejemplo a los niños

El comportamiento que los niños aprehenden (aprender e incorporar como propio) perdurará durante toda su vida adulta. Por tanto, si ellos tienen un mal ejemplo de comportamiento de los padres, es muy probablemente que este mismo comportamiento se vea reflejado en ellos mismos en la escuela y, en consecuencia, tengan conductas desde llamar la atención del  docente hasta evidenciar un mal comportamiento con sus compañeros.

Esto no quiere decir que como padres debemos ser perfectos, pues ciertamente no lo seremos nunca. A menudo cometemos errores y en ocasiones los problemas nos sobrepasan. Así que si te siente identificado con estas palabras no te alarmes pues todo tiene solución.

 

Consejos para dar buen ejemplo

  1. Habla con los niños

Frente a una conducta desagradable por parte del adulto: un grito, una respuesta inadecuada hacia el niño, un enojo por demás, etc, los niños suelen quedar sin palabras. Generalmente no comprenden por qué razón el adulto actúa del modo que lo hace y si no explicamos esto, probablemente el niño después intente imitarnos. En estos casos, lo ideal es hablar con los niños aunque no podamos explicarles todos los detalles de lo que como adultos nos pasa, sí podemos decirles con palabras que ellos comprendan, lo que está sucediendo.

Te puede interesar  Aprobar un examen

 

  1. El autocontrol. Aprende a reconocer situaciones de estrés y manejarlas

Esto, aunque resulte fácil decirlo, ciertamente coincidirás conmigo en que no lo es… De todos modos, reconocer que como adultos estamos frente a situaciones de estrés y poder cambiar el enfoque, distendernos un rato y olvidarnos del mundo que nos rodea, puede ser una buena solución y, para ello, los niños nos pueden ayudar muchísimo: juega con los niños un rato y deja volar nuestra imaginación. De este modo, les darás ejemplos positivos de que todos podemos tener momentos de estrés o angustia pero que el control lo tiene cada uno de nosotros.

 

  1. Desaprueba su mal comportamiento

Un buen ejemplo para darles a los niños es que, cuando un niño tiene un mal comportamiento, luego debe ser reprendido por sus padres. De este modo probablemente no lo vuelva a repetir en el futuro. Con “reprender” no estamos avalando los castigos físicos, a menudo una mirada de enojo o de desapruebo puede bastar para que el niño sienta que, lo que hizo no está bien y no lo volverá a repetir.

 

Qué cosas no hacer delante de los niños

  1. La discusión con otros adultos

Una de las cosas fundamentales que como adultos no debemos hacer frente a los niños para darles un buen ejemplo, es discutir. La discusión entre dos adultos genera una inestabilidad psíquica en los niños que queda registrado en su inconsciente y les produce un desequilibrio de su seguridad, no hay que perder de vista que, para los niños, los padres no son solo amor y protección sino también estabilidad psíquica

Te puede interesar  Aprender Inglés

 

  1. Hablar mal de otras personas

A menudo no somos conscientes de que, hablar mal de otras personas frente a los niños, los habilita psicológicamente a que ellos luego puedan hacer lo mismo. Por otra parte, a menudo cuando un niño ha escuchado que sus propios padres hablan mal de un adulto, generalmente ellos comentan a este adulto lo que ha sucedido (siempre y cuando lo conozcan, claro está). Esto, ciertamente, no es un buen ejemplo para los niños.

 

  1. Tener actitudes de ventaja desleal frente a otros

Por ejemplo, incitar a un niño a que haga trampa en un deporte, en un examen, que genere riñas con otro compañero para salir él mismo beneficiado, etc. No hay que olvidar que estas mismas acciones, el niño las reproducirá en su vida adulta y en la mayoría de los casos se vuelve en contra de la persona que les ha enseñado dichas actitudes desleales (como un buen aprendiz, pero de cosas negativas).

© 2017 Consejos prácticos para darle un buen ejemplo a los niños. Qué puedo hacer para

Síguenos en : @quehagopara

Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *